ARTÍCULO 32: PROCEDIMIENTO PARA QUE PASEN AL FISCO FEDERAL MERCANCÍAS QUE CAUSAN ABANDONO

    Cuando hubiera transcurrido el plazo, que corresponda al supuesto de que se trate, a que se refiere el artículo 29 de esta Ley (LA: Art. 29), las autoridades aduaneras, notificarán personalmente (CFF: Art. 137) a los propietarios o consignatarios de las mercancías, en el domicilio que aparezca en el documento de transporte, que ha transcurrido el plazo de abandono y que cuentan con quince días para retirar las mercancías, previa la comprobación del cumplimiento de las obligaciones en materia de regulaciones y restricciones no arancelarias, así como del pago de los créditos fiscales causados y que, de no hacerlo, se entenderá que han pasado a ser propiedad del Fisco Federal (RGCE 2020: Regla 2.2.4). En los casos en que no pueda realizarse la notificación en forma personal; no se hubiera señalado domicilio (RGCE 2020: Regla 1.1.2) o el señalado no corresponda a la persona, la notificación se efectuará por estrados (CFF: Art. 139) en la aduana. (RGCE 2020: Regla 2.2.1) (RGCE 2020: Regla 2.2.4) (RGCE 2020: Regla 2.2.5)

    Tratándose de mercancías explosivas, inflamables, contaminantes o corrosivas, así como de mercancías perecederas o de fácil descomposición y de animales vivos, el plazo para retirar las mercancías a que se refiere el párrafo anterior será de tres días.

    Una vez que el Servicio de Administración Tributaria determine el destino de las mercancías que hubieran pasado a propiedad del Fisco Federal y de las que se pueda disponer de conformidad con lo establecido en el artículo 145 de esta Ley (LA: Art. 45), las personas que presten los servicios señalados en el artículo 14 y 14-A de la propia Ley (LA: Art. 14) (LA: Art. 14A), deberán destruir (RLA: Art. 62) aquellas mercancías de las cuales no disponga dicho órgano administrativo desconcentrado, para lo cual se deberá cumplir con el procedimiento que el Servicio de Administración Tributaria establezca mediante reglas (RGCE 2020: Regla 2.2.5). El costo de la destrucción será a cargo de las personas que la lleven a cabo.