ARTÍCULO 28: EXTRAVÍO, DESTRUCCIÓN O INUTILIZACIÓN DE MERCANCÍAS EN RECINTOS Y RESPONSABILIDADES

    El Fisco Federal responderá por el valor de las mercancías que, depositadas en los recintos fiscales y bajo la custodia de las autoridades aduaneras, se extravíen, destruyan o queden inutilizables por causas imputables a las autoridades aduaneras, así como por los créditos fiscales pagados en relación con las mismas. El personal aduanero encargado del manejo y custodia de las mercancías será responsable por los mismos conceptos, ante el Fisco Federal. (CFF: Art. 115) 6/XI/08)

    El propietario de las mercancías extraviadas en un recinto fiscal, podrá solicitar a la Secretaría (RLA: Art. 58) (RLA: Art. 59), dentro del plazo de dos años, el pago del valor que tenían las mismas al momento de su depósito ante la aduana. Para tal efecto, acreditará que al momento del extravío dichas mercancías se encontraban en el recinto fiscal y bajo custodia de las autoridades aduaneras (RLA: Art. 48), así como el importe de su valor (RLA: Art. 60). De ser procedente la solicitud, el Fisco Federal pagará (RLA: Art. 61) el valor de las mercancías extraviadas.

    Las personas que hayan obtenido concesión o autorización para prestar los servicios de manejo, almacenaje y custodia de mercancías, responderán directamente ante el Fisco Federal por el importe de los créditos fiscales que corresponda pagar por las mercancías extraviadas y ante los interesados por el valor que tenían dichas mercancías al momento de su depósito ante la aduana. Asimismo, responderán directamente ante el Fisco Federal por el importe de los créditos fiscales que corresponda pagar por las mercancías que hubiesen entregado sin cumplir con los requisitos que establece la ley o cuando incurran en infracciones o delitos relacionados con la introducción, extracción, manejo, almacenaje o custodia de mercancías de comercio exterior, así como por el valor de dichas mercancías, tratándose de mercancías embargadas o que hubieran causado abandono. (CFF: Art. 115)

    Se considera que una mercancía se ha extraviado, cuando transcurridos cinco días a partir de la fecha en que se haya pedido para examen, entrega, reconocimiento o cualquier otro propósito, no sea presentada por el personal encargado de su custodia. A partir de la fecha en que la mercancía se considere extraviada cesarán los cargos por los servicios de manejo, almacenaje y custodia, hasta la fecha en que se encuentre.

    La mercancía se considerará perdida transcurridos treinta días a partir de la fecha en que se haya extraviado.

    Cuando la pérdida o extravío se origine por caso fortuito o fuerza mayor los depositarios no serán responsables.