ARTÍCULO 14: RECINTO FISCALIZADO CONCESIONADO

     

    El manejo, almacenaje y custodia de las mercancías de comercio exterior compete a las aduanas.

    Los recintos fiscales son aquellos lugares en donde las autoridades aduaneras realizan indistintamente las funciones de manejo, almacenaje (LFD: Art. 41) (LFD: Art. 42) (LFD: Art. 44), custodia, carga y descarga (LFD: Art. 40) (RLA: Art. 40) (RLA: Art. 41) (RLA: Art. 48) de las mercancías de comercio exterior, fiscalización, así como el despacho aduanero de las mismas.

    El Servicio de Administración Tributaria podrá otorgar concesión (RLA: Art. 239) para que los particulares presten los servicios de manejo, almacenaje y custodia de mercancías, en inmuebles ubicados dentro de los recintos fiscales, en cuyo caso se denominarán recintos fiscalizados concesionados (RLA: Art. 62) (RGCE 2020: Apendice 6) (LA: Art. 144A). La concesión se otorgará mediante licitación conforme a lo establecido en el Reglamento (RLA: Art. 53) e incluirá el uso, goce o aprovechamiento del inmueble donde se prestarán los servicios.

    Para obtener la concesión a que se refiere el párrafo anterior (LFD: Art. 40), se deberá (RGCE 2020: Regla 2.3.1) acreditar ser persona moral constituida de conformidad con las leyes mexicanas, su solvencia moral y económica, su capacidad técnica, administrativa y financiera, así como la de sus accionistas, contar con experiencia en la prestación de los servicios de manejo, almacenaje y custodia de mercancías y estar al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, para lo cual deberán anexar a su solicitud el programa de inversión y demás documentos que establezca el Reglamento (RLA: Art. 199), para acreditar que el solicitante cumple con las condiciones requeridas.

    Las concesiones se podrán otorgar hasta por un plazo de veinte años, el cual podrá prorrogarse a solicitud del interesado hasta por un plazo igual, siempre que la solicitud se presente durante los últimos tres años de la concesión y se sigan cumpliendo los requisitos previstos para su otorgamiento y con las obligaciones derivadas de la misma.

    Al término de la concesión o de su prórroga, las obras, instalaciones y adaptaciones efectuadas dentro del recinto fiscal, así como el equipo destinado a la prestación de los servicios de que se trate, pasarán en el estado en que se encuentren a ser propiedad del Gobierno Federal, sin el pago de contraprestación alguna para el concesionario.