ARTÍCULO 18: DETERMINACIÓN DE LA BASE GRAVABLE EN LA PRESTACIÓN DE SERVICIOS

     

    Para calcular el impuesto tratándose de prestación de servicios se considerará como valor el total de la contraprestación pactada (RLIVA: Art. 43), así como las cantidades que además se carguen o cobren a quien reciba el servicio por otros impuestos, derechos, viáticos, gastos de toda clase, reembolsos (RLIVA: Art. 42) intereses normales o moratorios, penas convencionales y cualquier otro concepto.

    Tratándose de personas morales que presten servicios preponderantemente a sus miembros, socios o asociados, los pagos que éstos efectúen, incluyendo aportaciones al capital para absorber pérdidas, se considerarán como valor para efecto del cálculo del impuesto.

    En el caso de mutuo y otras operaciones de financiamiento, se considerará como valor los intereses y toda otra contraprestación distinta del principal que reciba al acreedor. (RLIVA: Art. 44)